jueves, 17 de febrero de 2011

COSAS INTERESANTES QUE HACER TRAS INSTALAR UBUNTU


Ya todos sabran que la parte de la instalacion es muy sencilla una vez se le pierde el miedo inicial. Sin embargo, cuando tenemos nuestro nuevo escritorio Ubuntu enfrente, podemos encontrarnos con algunos conceptos a los que hay que adaptarse. La idea general, los menús, las ventanas y ciertos iconos son muy similares a los de Windows, y por tanto dan una sensación familiar. Sin embargo, hay conceptos básicos que pueden suponer una confusión inicial. 

En este post veremos muchos de esos conceptos básicos, como navegación general, instalación o actualización de software, ideas para personalizar nuestro escritorio, aplicaciones interesantes y más cosas. 

Inicio del sistema:
Si elegisteis la instalación dual, encontrareis algún tipo de menú al arrancar vuestro sistema. Con la instalación desde dentro de Windows, la opción predefinida será el propio Windows. Con la instalación dual nativa, el menú será ligeramente diferente, y la opción predefinida será Ubuntu. En caso de una instalación única de Ubuntu, no habrá menú y el sistema cargará directamente.
Cuando arrancamos Ubuntu, una vez completa la carga, encontramos una pantalla que requiere nuestras credenciales para acceder al sistema. El usuario que creamos en el proceso de instalación aparece en una lista, encima del campo de texto en el que se nos pide un nombre de usuario. Basta con pinchar sobre él e introducir la contraseña que elegimos cuando lo creamos.
 

Navegación general:

*Paneles:
Una vez frente al escritorio, veremos dos paneles, uno inferior y otro superior. El inferior contiene la papelera, el selector de escritorios virtuales y la lista de ventanas en uso. El panel superior contiene el menú principal, algunos accesos directos, el reloj y calendario, el applet de red e indicador de batería y Bluetooth si se diera el caso.
Si pinchamos con el botón derecho del ratón en alguna parte libre de cualquiera de los dos paneles, podremos acceder a varias opciones muy interesantes.
* Añadir al panel: esta opción nos permite añadir nuevos widgets al propio panel. Desde botones para cerrar o bloquear nuestra sesión a otros de búsqueda, informe meteorológico, índices bursátiles, notas, monitor de sistema y un largo etcétera.
* Propiedades: en este caso, podemos cambiar las preferencias del propio panel. Tamaño, anchura, capacidad para expandirse, para ocultarse automáticamente y otras opciones están a nuestro alcance desde la solapa “General”. La solapa “Fondo” nos permite seleccionar como queremos que se vea el propio panel, ya sea con el tema elegido para el escritorio, con un color de relleno, con un determinado porcentaje de transparencia o incluso con una imagen de fondo a nuestra elección.

Ya veis que nada más empezar ya tenemos decenas de opciones para personalizar nuestro panel, y esta es la tónica general en Linux.
 

*Menú principal

El menú principal se divide en tres secciones: Aplicaciones, Lugares y Sistema. La primera es similar al menú Programas de Windows. En él se engloban diferentes tipos de aplicaciones. Os recomiendo investigar este menú para descubrir los diferentes programas preinstalados: la suite de Open Office, el programa de manipulación de imágenes GIMP, el grabador de CDs Brasero o el reproductor de música Rythmbox son algunos de los más atractivos. También vemos como ultima opción el software Store, donde podremos descargar aplicaciones.
La segunda opción muestra accesos directos a carpetas, dispositivos, entorno de red o documentos recientes.
La tercera opción es especialmente interesante, ya que nos abre la puerta a todas las aplicaciones administrativas y de personalización. Dentro de las administrativas encontramos el monitor de sistema, que nos permite entender el rendimiento y uso de nuestro sistema, el gestor de actualizaciones, el de instalación Synaptic, la gestión de usuarios, etc. En cuanto al menú de preferencias, nos permite seleccionar decenas de opciones personales, desde el salvapantallas, temas de ventanas, iconos, tipografía, hasta la definición de accesos directos, gestión de energía, etc.
 

Repositorios:
Un concepto muy diferente al que puede estarse acostumbrado como usuario de Windows. En Linux, la instalación y actualización se lleva a cabo a través de repositorios. Éstos son bibliotecas de software en las que se incluyen multitud de aplicaciones y se actualizan nuevas versiones de las mismas. Este concepto es muy diferente al que conocemos de Windows, que nos obliga a visitar diferentes sitios web, ya sea el del propio creador de la aplicación o algún portal de software. En Ubuntu 9.10, podemos instalar de una forma muy sencilla desde el menú Aplicaciones > Centro de software Ubuntu.
Antes de instalar o actualizar, una tarea conveniente es buscar el repositorio que nos proporcione mejor velocidad de conexión. Para ello, accedemos al menú Sistema > Administración > Orígenes de Software. En el centro de la pantalla vemos un desplegable para el campo “Descargar desde”. Lo desplegamos y seleccionamos la opción “Otro...”. En la pantalla siguiente, pinchamos en el botón “Seleccionar el mejor servidor”. Una vez termine la búsqueda y se seleccione el servidor que nos dé una mejor respuesta, podemos cerrar esta pantalla. 


Actualización general:
Una de las primeras tareas que llevar a cabo tras instalar Ubuntu, o cualquier distro Linux, es llevar a cabo una actualización general. De esta forma, instalaremos todas las mejoras que se hayan creado desde la salida de la versión que estemos usando. En el caso de Ubuntu, hace poco más de un mes que se lanzó, y la actualización ya suma un buen número de mejoras y actualizaciones.
Para llevar a cabo esta actualización, asumiendo que tenemos acceso a Internet, basta con ir al menú de Sistema > Administración y elegir la opción ”Gestor de actualizaciones”. Necesitaremos introducir nuestra contraseña para confirmar nuestra condición de administrador.
Esta primera actualización es especialmente grande y llevará varios minutos. Con un uso normal de nuestro sistema, una actualización común llevará segundos y el propio sistema nos avisará cuando sea necesaria. Igualmente, en esta primera ocasión se incluye una nueva versión del núcleo del sistema, que requerirá reiniciar el sistema. En actualizaciones normales esto no es necesario.
 

Instalación de software:
Hay tres formas principales para instalar software en Ubuntu 9.10. Podremos hacerlo desde el Centro de Software Ubuntu, desde el Gestor de instalación Synaptic o desde la línea de comandos. Las dos primeras son muy sencillas: basta con buscar el paquete o aplicación que queramos instalar, lo seleccionamos y procedamos a la instalación. El propio sistema detectará si hay dependencias y las instalará también.
Desde la línea de comandos también es sencillo, aunque suele ser más la preferencia de usuarios con experiencia. En cualquier caso, si queréis intentarlo, primero abrid una consola virtual desde el menú Aplicaciones > Accesorios > Terminal. Una vez se abra, podéis instalar una aplicación tecleando el comando “sudo apt-get install nombre_de_aplicación” (sin comillas). Por ejemplo, para instalar Skype teclearíamos “sudo apt-get install skype”. El sistema nos mostrará lo que va a instalarse y pedirá confirmación (Sí/No) antes de continuar.
 


Cosas interesantes que instalar
Veamos algunas de mis aplicaciones preferidas:

Efectos de escritorio Compiz: desde el centro de software Ubuntu, buscamos “compiz”. Seleccionamos las opciones “Configuración de efectos de escritorio avanzados” y “Efectos de escritorio”. Una vez acabe la instalación, podremos seleccionar y modificar los efectos desde el menú Sistema > Preferencias > Administrador de opciones CompizConfig.

Scribus: una herramienta avanzada para la creación de publicaciones escritas, que entre muchas cosas permite crear revistas en formato PDF. Siguiendo el mismo método, buscamos “Scribus” y procedemos a instalarlo. Lo lanzamos desde el menú Aplicaciones > Oficina.

Gnome Do: un muy útil lanzador de aplicaciones. Buscamos “gnome-do” e instalamos. Lo lanzamos desde el menú Aplicaciones > Accesorios.

Wine: la capa de emulación que nos permite instalar aplicaciones de Windows. Buscamos “wine” e instalamos. Lo lanzamos desde el menú Aplicaciones.

aMSN: clon del famoso cliente de chat Windows para nostálgicos. Buscamos “amsn” e instalamos. Lo lanzamos desde el menú de Aplicaciones > Internet
Indudablemente, hay muchas aplicaciones disponibles, y en algunos casos, para descargarlas necesitamos añadir nuevos repositorios a nuestro sistema. De hecho, en esta extensísima lista podéis encontrar instalaciones de todo tipo. Mi recomendación es que probéis hasta encontrar las que más os gusten. El método de instalación a través de línea de comandos suele ser el preferido por este tipo de guías, puesto que es mucho más sencillo incluir un comando escrito que una serie de instrucciones o pantallazos. No os dejéis intimidar por la línea de comandos: en cuanto hayáis instalado un par de veces comprobareis que es sencillo y más rápido que a través de menús.
 

Personalizar nuestro escritorio:
La forma más fácil de personalizar la estética de nuestro escritorio pasa por pinchar con el botón derecho sobre el escritorio y seleccionar la opción “Cambiar el fondo de escritorio”. La pantalla que aparece nos da una serie de solapas que nos permitirán cambiar radicalmente nuestro escritorio.
Por defecto, la solapa preseleccionada es la de “Fondo”, en la que podremos ver una colección de fondos de escritorio incluidos con Ubuntu. La solapa “Tema” nos permite elegir el tema de escritorio, que supone una serie de combinaciones de estilos de ventana, icono, colores, etc. Encontramos unos cuantos temas por defecto, aunque todos son configurables. La solapa ”Tipografías” nos permite elegir los tipos de letra del sistema. En la solapa “Efectos visuales” podemos elegir el nivel de efectos del sistema. La configuración ”Extra” nos da una serie de efectos muy atractivos.
Abriendo el administrador de Compiz Config, dentro del menú Sistema > Preferencias > Administrador de opciones compizconfig, vemos una gran variedad de opciones disponibles. Especialmente, efectos como el cubo de escritorio, las ventanas gelatinosas o las ventanas 3D dan a nuestro escritorio un aspecto muy avanzado y estético.

2 comentarios:

  1. Gracias Jorge! hay mucho que leer pero merece la pena, son cositas basicas.

    ResponderEliminar